El torneo galáctico

Saga del Santuario

Acaba de comenzar la celebración de el torneo galáctico, una competición entre caballeros vestidos con armadura llegados desde varios puntos del globo, y que está organizado por la Fundación Graude.

Saori Kido, lider de la Fundación, es la organizadora del torneo, y espera pacientemente que se presenten los últimos participantes que aún no llegaron: Hyoga de Cisne, Shiryu de Dragón y en especial Seiya de Pegaso.

El vencedor del torneo de entre todos estos caballeros de bronce, será proclamado digno de vestir el gran premio: La armadura de oro de Sagitario.

En el primer combate, Jabú de Unicornio logra vencer, no sin dificultades, a Ban de Leon Menor.

Mientras tanto, Seiya lucha en el santuario contra Cassios, otro de los aspirantes a convertirse en caballeros de Pegaso. Aunque Cassios es extremadamente más grande que Seiya, éste consigue vencerle cortándole una oreja mientras Cassios le está estrangulando. Seiya gana el combate, y es advertido por el gran patriarca del Santuario de Atenea, que nunca debe usar la armadura para sus propios fines, sino sólo para defender la verdad y la justicia, o de lo contrario será considerado un traidor y perseguido por el resto de caballeros. Después del combate, Shaina, la entrenadora de Cassios, ataca vengativamente a Seiya, quien en última instancia consigue vestir la armadura de bronce de Pegaso y consigue huir a tiempo de allí, no sin ante golpear y romper la máscara de Shaina, y dejando su rostro al descubierto.

Seiya por fin llega al coliseo, donde se celebra el Torneo Galáctico, y reclama a Saori Kido que cumpla la promesa de su abuelo Mitsumasa Kido, consistente en re-encontrarle con su hermana una vez hubiera conseguido la armadura de Pegaso. Saori sin embargo, no sabe el paradero de su hermana, pero promete a Seiya que si participa en el torneo, pondrá todos los medios de la fundación en marcha para encontrarla. Seiya termina aceptando. A su vez, en Siberia, Hyoga, reconocido como caballero de bronce pero aún sin armadura, recibe una carta procedente del patriarca del Santuario, ordenándole matar a los otros caballeros de bronce por participar en el Torneo Galáctico usando las armaduras por motivos personales, y le revela el lugar donde se encuentra la armadura del cisne. Hyoga rompe el muro de los hielos eternos y se dirige hacia el coliseo.

En su primer combate, Seiya hace frente a Geki, caballero de la Osa Menor, un rival que, como Cassios, triplica su tamaño e intenta estrangularlo, en esta ocasión cogiéndolo por el cuello. Seiya, recuerda las enseñanzas de Marin y consigue herir en los brazos a Geki, soltándose y ganando el combate. Por otro lado, Hyoga de Cisne enfrenta a Ichi, caballero de Hidra, quien con sus garras venenosas golpea a Hyoga en diversas ocasiones y parece que será el vencedor. Sin embargo, la armadura del cisne no es penetrada completamente por las garras de la hidra y Hyoga finalmente, consigue vencer a Hidra usando su técnica "Polvo de Diamantes".

El siguiente duelo es entre Seiya de Pegaso y Shiryu de Dragón. En un principio Shiryu domina el combate, ya que según se dice posee el puño más fuerte entre los caballeros y el escudo más resistente entre las armaduras. Pero al poco de comenzar, Shiryu es avisado por Shunrei, que su maestro en los Cinco Picos está a punto de morir. Desconcertado por la noticia, Shiryu es superado por Seiya, quien finalmente consigue destruir su puño y escudo, colocando su cabeza entre ambos mientras ataca, y consiguiendo que impacten entre si. El combate prosigue sin armaduras, que están muy deterioradas y Shiryu vuelve a obtener ventaja gracias a su imparable cólera del dragón, pero Seiya consigue vislumbrar un momento en el que Shiryu deja su corazón al descubierto y consigue golpearle y derrotarle. El corazón de Shiryu se para y todos creen que morirá, pero Seiya, aun herido de gravedad, decide intentar salvar al caballero del dragón recordando la leyenda de que el corazón puede reactivarse si se recibe un golpe exactamente de la misma intensidad en el lado opuesto al que produjo su parada. Finalmente Shiryu sobrevive y ambos son hospitalizados de extrema gravedad.

En el siguiente combate, Shun, caballero de Andrómeda, enfrenta a Jabu de Unicornio, quien se cree muy seguro tras su victoria ante el León Menor, sin embargo Shun, domina completament el combate, gracias al poder ofensivo y defensivo de la cadena de Andrómeda. Antes de que Shun se proclame victorioso, irrumpe en el torneo el caballero de Fénix, con la intención de acabar con los caballeros de bronce y robar la armadura de oro. Fénix resulta ser Ikki, hermano mayor de Shun, y tras atacarles, aparecen unos guerreros denominados "Sombras", quienes roban la armadura de oro y se retiran junto a Ikki.

A partir de este momento, la armadura de oro ya no puede ser ganada en el torneo, dándose éste por finalizado, y teniéndose que encargar los caballeros de bronce de encontrar a Ikki y recuperarla.